La modelo sincelejana Stephanie del Toro es una sensación mundial

Las sabanas bañadas por los rayos del sol en Sincelejo, capital del departamento de Sucre en Colombia, son el hogar que vio nacer y crecer a esta bella modelo. Cuando Stephanie dejó su natal Sincelejo y se mudó a Bogotá para estudiar Derecho en la Universidad del Rosario nunca se imaginó el giro que daría su vida. Comenzó a trabajar como modelo gracias al fotógrafo italiano Aldo Bressi que le hizo creer de su potencial para esta carrera .

Y no paró, después de hacer sus primeras campañas, su agencia de modelaje le dijo que se inscribiera en el concurso de señorita Bogotá de 2008 para que ganara experiencia. No ganó el título, pero Bogotá estuvo a punto de tener una reina costeña: Stephanie del Toro es nacida y criada en Sincelejo.

Una vez pasó la etapa de aspirante a reina, siguió concentrada en el modelaje y en su otra pasión, el derecho.   Luego de graduarse como licenciada en Derecho se mudó a Nueva York con la intención de mejorar su inglés, pero en la ciudad que nunca duerme los cazatalentos no dejaban de darle sus tarjetas de presentación con la esperanza de que Del Toro les regresara la llamada. Lo inevitable ocurrió: Stephanie comenzó a trabajar con diversos fotógrafos realizando campañas que se verían en diferentes países del mundo, aumentando la carga de trabajo y haciéndola un rostro conocido.

A lo largo de su carrera también ha tenido la experiencia de aparecer en videos, conducir programas televisivos, además de radicar Italia durante algún tiempo.

En sus tiempos libres, le gusta estar ocupada y sentirse productiva, hace entrenamientos de bailarina, boxeo, pilates, leo, caminata. Le encantan las actividades al aire libre y también estudia italiano.

“Quiero que me conozcan en todo el mundo siendo imagen de campañas importantes, aparecer en la revista Sports Illustrated y en la publicidad que tapiza Times Square en NY. Pero más que cualquier cosa mi meta es encontrar el balance, vivir plenamente y ser feliz haciendo lo que más me gusta”, expresa Del Toro.

Le gustan los hombres honestos. Es terca y afirma “siempre gano”. Pero la terquedad se acaba en el momento en que la sacan a bailar, y si su pareja lo hace bien, se salva de que Stephanie lo ponga en el banquillo de los condenados.